Cómo ahorrar combustible en los atascos

La vuelta al trabajo de vacaciones tiene sus cosas buenas y también hay de las malas. Pero hay cosas que son verdaderas tradiciones, en especial, en las grandes ciudades: los atascos. Llegar tarde al trabajo puede sacar lo peor de uno mismo, aunque si puedes ahorrar unos euros en ese atasco, por lo menos no pierdes tanto. Por eso nos hemos decidido a hacer este post. Para enseñarte cómo ahorrar combustible en los atascos de camino al trabajo.

  1. Siempre que puedas, para el motor del coche

En los nuevos coches ya existe la función “strart/stop”, un botón que enciende y apaga el motor del coche. Algunos, incluso, tienen la capacidad de apagarse cuando el coche está completamente parado durante unos segundos y se enciende automáticamente cuando detecta que se va a mover. Por ejemplo, pisando el pedal del embrague.

Porque sí. Tener el coche encendido, aunque esté parado, gasta. Y no tan poco como creemos.

  1. Revisa la presión de los neumáticos

Tienen que tener la presión justa. Ni más un menos. Porque sino, lo que te ahorres en combustible, lo gastarás en neumáticos, y ese no es el fin de esto. Una presión alta en las ruedas desgasta más el neumático acortando el tiempo de vida. Por el contrario, una presión más baja, gasta más combustible. Esto puede llegar a encarecer nuestros gastos en un 5%.

  1. Ir con la menor carga posible

Vas a trabajar, no a la guerra. Así que, antes, haz limpieza en el coche y saca todo lo que no sea necesario. Si se te ha olvidado sacar algo de una excursión que hiciste o la caja de las herramientas del “por si acaso”, piensa a ver si de verdad necesitas llevarlo en el coche.

  1. No aceleres bruscamente

La mejor forma de ahorrar combustible es conducir de una manera suave. Sin acelerones ni frenazos bruscos. Además tendrás que parar a los pocos metros, por lo que no te servirá de mucho.

  1. Utiliza el freno motor antes que los frenos

El freno motor te permitirá ahorrar combustible ya que estarás reduciendo la velocidad anticipándote al frenado. Tu coche bajará la velocidad de una forma progresiva.

  1. Cuidado con los cambios de marcha

En los atascos, el cambio de marchas es muy importante y es donde podemos ahorra la mayor parte de nuestro depósito. Por eso, te recomendamos que en motores de gasolina, el cambio de marchas se haga cuando las revoluciones oscilan entre 2.000 y 2.500. En el caso de que el motor sea de gasóleo, debemos cambiar cuando sean entre 1.500 y 2.000.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website

*