Cómo colocar correctamente la carga en furgonetas

A la hora de movilizar cualquier vehículo, es necesario tener en cuenta la distribución de la carga, no sólo para la eficiencia del combustible, sino para la estabilidad del mismo y por los efectos que pueden provocar su desplazamiento en caso de accidente.

Cuando el detalle está en que se trata de una furgoneta o un vehículo comercial, esto se vuelve sensiblemente más importante dado el tamaño del furgón y su espacio para la carga, normalmente amplio y diáfano. Los conductores de este tipo de vehículo tienen mayor compromiso en la carretera y de su responsabilidad depende gran parte de la seguridad.

Conducir una furgoneta con carga no es lo mismo que llevar un turismo ya que cambia la dinámica y el centro de gravedad, al ser más alto, se vuelve más inestable frente a viento o movimientos laterales.

La primera ley que debe respetarse son los límites de velocidad, especialmente en curvas, porque la fuerza centrífuga puede empujar al vehículo y mover la carga, haciendo que se pierda el control.

En segundo lugar, debes aumentar la distancia de seguridad para detenerte a tiempo si tienes que frenar, y así la carga no se verá dañada por brusquedades.

Pero a la hora de transportar carga, esta tiene que estar muy bien sujeta y no permitir que se desplace y ponga en peligro al vehículo en cuestión y al resto de los que circulan por la carretera. Para esto es necesario seguir unas pautas.

Por un lado, es necesario distribuir la carga de manera uniforme en la base. Seguidamente se colocarán los objetos más pesados en el centro y hacia el interior, para que queden sujetos entre los ejes de las ruedas. Una vez terminado esto, se debe sujetar la carga con unos agarres específicos.

Ten en cuenta que nunca se debe colocar un objeto pesado suelto en un lado ni cerca de la puerta de la carga. Además, recuerda que la zona del conductor y de la carga deben estar separadas adecuadamente para no molestar la conducción.

Un elemento suelto podría convertirse en un peligroso proyectil por la inercia en un frenazo. Por ejemplo, una furgoneta que circule a 50 km/h y pegue un frenazo, si lleva suelto un paquete de 5 kg, multiplicaría por 30 su peso y supondría 160 kg de impacto. Con una caja suelta de 20 kg, el objeto adquiriría una masa equivalente a 640 kg.

Finalmente, y aunque parezca obvio, es necesario evitar distracciones. El pasado año, casi en un 50% de accidentes en este tipo de vehículos estuvo presente algún tipo de distracción, ¿el más usual? el teléfono móvil.

Fuente: Elmundofinanciero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website

*