¿Cómo se originan los atascos y cómo puedes evitarlos?

Con el aumento de desplazamientos en la época estival, tienen lugar una de las mayores desesperaciones del hombre: los atascos.

Existe el atasco básico, que se produce cuando el número de vehículos en una vía supera la capacidad total que puede soportar la misma.

Pero en verano, los atascos más comunes son causados por el aumento del número de coches en la vía. También son muy usuales las retenciones provocadas por la mala práctica de los conductores, obras en la carretera o accidentes.

La DGT aconseja que se debe mantener la distancia mínima entre vehículos no sólo en estos atascos, sino también para prevenir los mismos. En el momento en el que un coche circula demasiado cerca de otro y el de delante frena un poco, puede desencadenarse una retención, y generar un efecto acordeón que afecte a todo el tráfico.

El efecto se va propagando por la carretera de manera más rápida que la capacidad de reacción de los conductores, por lo que cuanto más atrás esté, más grave será la retención.

Existen varias medidas para evitar las retenciones. En primer lugar, el viaje debe estar planificado, intentando evitar los días y las horas de mayor tráfico. Por otro lado, hay que tener en cuenta si habrá obras en algun tramo de las carreteras. Esta información está disponible para aplicaciones móviles y la web de la DGT.

Si ocurre cualquier accidente en la carretera, hay que intentar no pasar despacio por el lugar para ver qué ha pasado, pues la reducción de la velocidad precede a la retención.

Por último, hacer uso de una conducción eficiente, siguiendo las velocidades recomendadas y las distancias de seguridad estipuladas. Está comprobado que esto último mejora, tanto los hábitos y el bolsillo del conductor, como el funcionamiento conjunto de la vía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website

*