Consejos para camperizar la furgoneta

Si te gusta viajar en furgoneta y quieres convertir la tuya en un hogar con ruedas, aquí te damos algunos consejos que te resultarán útiles. Ya no basta con echar detrás un colchón, con nuestros consejos, te será mucho más cómodo y no te faltará de nada.

Pero antes, debemos de tener en cuenta la furgoneta que tenemos. El espacio del que dispongamos es algo muy importante, ya que te esto dependerá la cantidad de extras que le podamos añadir a nuestra furgoneta. Dicho esto, estos son los consejos que os queremos transmitir:

Aislar la furgoneta:

Es fundamental para mantener una buena temperatura dentro. Cuando estamos conduciendo, la temperatura la regulamos con el climatizador del vehículo. Pero apagado, la cosa cambia. No deja de ser un cubículo de chapa en medio de la naturaleza, por lo que aislarla es un aspecto imprescindible.

El aislante más conocido es la lana de roca. A parte de por la facilidad con la que se coloca, la lana de roca aísla del frío y del calor. Tendrás tu furgoneta lista tanto en invierno como en verano. Además, este aislante también reduce el ruido. Así que ahora podrás establecerte en zonas transitadas.

Muebles:

En este caso, lo primero que tienes que decidir son la cantidad de muebles que quieres poner y para qué vas a utilizar la furgoneta. Te explicamos: si sólo utilizarás la furgoneta para dormir, la cama es lo principal. Pero si, además, quieres utilizarla para reunirte con tus amigos y tomar un café dentro, por ejemplo, quizás te convenga adquirir un sofá que se convierta en cama.

Ten cuidado con sobrecargar la furgoneta de muebles. No sólo por los amortiguadores del vehículo, sino que también porque aumentará el consumo de la furgoneta. Es decir, lo que te ahorras en el hotel, te lo gastarás en la gasolinera.

¿Dónde enchufo las cosas?

A pesar de que muchas personas te digan que pongas una toma de corriente, nosotros no lo haremos. Lo mejor es adquirir una batería independiente de la de la furgoneta. Más que nada, por si nos dejamos algo enchufado sin querer y no podemos arrancar la furgoneta por falta de batería.

La segunda batería puede cargarse a través de un panel solar. Esta idea es la mejor, porque además nos permitirá tener electricidad de una forma rápida y sin depender de la carga que tenga al salir.

Homologar

El Real Decreto 2282/1998, de 23 de octubre, por el que se modifican los artículos 20 y 23 del Reglamento General de Circulación, aprobado por Real Decreto 13/1992, de 17 de enero, y el Real Decreto 1428/2003, de 21 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento General de Circulación para la aplicación y desarrollo del texto articulado de la Ley sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial, aprobado por el Real Decreto Legislativo 339/1990, de 2 de marzo, son los que articulan cómo debe ser la homologación de la furgoneta. A pesar de lo largo de los títulos, los requisitos (a grandes rasgos) son:

Disponer de una cama o asiento convertible en cama, una mesa, un módulo de cocina y al menos un módulo de armario o similar en la furgoneta, y disponer de ventilación permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website

*