Consejos para conducir en invierno

El invierno multiplica los peligros en la carretera, y los conductores deben prestar una especial atención para evitar situaciones de emergencia. La mejor forma de prevenir cualquier situación de peligro es la precaución, tanto antes de ponernos al volante como después de arrancar el motor.

Primero, debemos estar preparados para cualquier eventualidad meteorológica, equipando el vehículo adecuadamente antes de iniciar la marcha. Por ejemplo, si vamos a transitar por carreteras con heladas, es muy recomendable montar neumáticos de invierno.

La regla de oro de la conducción invernal es ajustar la velocidad a las condiciones de la carretera.  Además, debemos mantener la distancia de seguridad con el vehículo de delante para evitar una colisión. A la hora de frenar, este punto podría salvarnos la vida.

Las curvas generan situaciones de peligro si no las tomamos adecuadamente. Antes de entrar en ellas, conviene reducir la velocidad en línea recta para evitar el riesgo de patinaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website

*