Consejos para conducir una furgoneta

El pasado año 2016 fallecieron 58 personas que circulaban en furgoneta por vías interurbanas causadas, en primer lugar, por un exceso en el tiempo de conducción. Las furgonetas han evolucionado mucho y su conducción cada vez se parece más a la de un turismo, aunque hay que tener en cuenta siempre que son vehículos más grandes y pesados y por ello implican habilidades especiales.

Las furgonetas pueden estar orientadas al transporte de mercancías pero también de personas. En ocasiones, incluso, se usa como coche de familia.

En primer lugar, es importante diferenciar entre derivados de turismo o comerciales ligeros, que son los que más se parecen a un coche; los vehículos mixtos adaptables, que permiten llevar simultáneamente personas y mercancías que en cualquier caso van separados, y por último furgones o furgonetas principalmente destinados al transporte de mercancías y cuya cabina está integrada en la carrocería.

Si estás pensando en adquirir una furgoneta, lo primero que debes saber es que necesitas el carnet de conducir tipo B, exactamente el mismo que para los turismos. No obstante, si la furgoneta supera el peso máximo autorizado de hasta 3.500 kg, deberás tener en posesión el carnet tipo C1.

La velocidad es otro de los factores de riesgo importantes. El Reglamento General de Conductores establece unos límites de velocidad para furgonetas que están por debajo de los límites de los turismos, excepto en ciudad, donde el límite se sitúa en 50 km por hora. A la pregunta ¿a qué velocidad máxima puedo circular con furgoneta por carretera? la respuesta es que depende. Si vas en vías interurbanas sin arcén o con un arcén menor a 1,5 metros de ancho, la velocidad máxima se establece en 80 km/h para furgonetas ligeras o derivados de turismo, y de 70 km/h para furgonetas o furgones.

Por otro lado, si el arcén tiene como mínimo 1,5 metros la velocidad, para los primeros se incrementa a 90 km/h y para los segundos a 80 km/h. En autopistas y autovías, la velocidad también está limitada a 100 km/h para vehículos comerciales ligeros, y a 90 km/h para las furgonetas o furgones.

Sin embargo, hay que tener especial precaución si se circula detrás de otro vehículo, ya que la distancia de seguridad deberá aumentar porque las furgonetas son vehículos más pesados y si circulan con carga de mercancías se reduce su capacidad de frenado.

Si adelantas con un vehículo pesado, más voluminoso y con unas prestaciones más bajas que en vehículos de tipo turismo, tendrás que aumentar la precaución a la hora de realizar la maniobra.

En vehículos grandes y altos es importante distribuir la carga correctamente para evitar que el comportamiento dinámico se vea afectado. Los objetos más pesados deben ir en la parte más baja del espacio de carga y entre los dos ejes. Además, hay que sujetar bien toda la carga para que no se desplace durante el trayecto. En el caso de ir muy cargado, deberás realizar movimientos más suaves.

Si el suelo está mojado, deberás aumentar aún más la distancia de seguridad, y tener en cuenta que al ser un vehículo más alto es más sensible al viento lateral, por lo que debes sujetar el volante con fuerza.

Por último, las furgonetas ofrecen una visibilidad más reducida comparada con la de un turismo e incluso algunas no tienen espejo retrovisor interior, lo que obliga a estar mucho más pendiente de los retrovisores exteriores y de los ángulos muertos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website

*