Consejos para limpiar los faros de tu furgoneta

Los faros siempre están ahí, y como el resto de piezas de un automóvil estos se ensucian y comienzan a deteriorarse, sobre todo cuando no les das el mantenimiento adecuado. La opacidad llega cuando se acumula la suciedad o a causa de una reacción química natural que el plástico sufre debido a su exposición prolongada a los rayos ultravioleta. ¿Estás cansado de la mala visibilidad y del aspecto desgastado de tus faros?

Es posible que quieras ponerte rápidamente manos a la obra, pero primero debes lavar bien tu automóvil, antes de pasar a los faros concretamente. Después de lavarlo, lava los faros y todos los paneles circundantes. Seca bien tu vehículo, asegurándote de que no se formen gotas o salpicaduras de agua en los faros durante su restauración.

El siguiente paso es enmascarar el perímetro del faro con cinta de carrocero, o algo que no se adhiera con mucha fuerza. Cubre todo lo que rodea al faro, teniendo cuidado de no poner cinta adhesiva en nada que necesite ser pulido. Normalmente, las señales de giro (luces amarillas) no se degradan tanto como los faros delanteros, de modo que si no deseas pasar por la molestia de limpiarlos, simplemente cúbrelos. Recuerda bien que se debe proteger cualquier otra superficie que pueda dañarse durante la etapa de pulido/lijado.

La forma más sencilla y más barata de limpiar las cubiertas de los faros es mediante el uso de pasta dental básica, la cual limpia y pule el plástico a la vez. Pon un poco de pasta de dientes directamente sobre una toallita, y extiende esta sobre toda la superficie del faro. Luego, enjuaga con agua y seca con una toalla. La pasta de dientes funcionará como abrasivo de tipo ligero, eliminará la suciedad mientras se rellenan los rasguños. Incluso pulirá ligeramente el plástico en este proceso.

Por último, con un poco de jabón y agua, lava las luces delanteras, procurando eliminar la mayor cantidad de suciedad posible. Luego, sécalos con una toalla y utiliza papel de lija de grano 400 u 800 para eliminar el resto de la suciedad, lijando hacia adelante y hacia atrás, no de forma circular. Después, vuelve a lijarlo con un papel de lija más fino, esta vez desde un ángulo diferente. Puedes usar un esmalte comercial o usar pasta de dientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website

*