Los tipos de amortiguadores

Existen varios tipos de amortiguadores. El más utilizado en los coches son los amortiguadores hidráulicos telescópicos. Estos se caracterizan por ofrecer una fuerza amortiguadora creciente con la velocidad.

Los amortiguadores hidráulicos están compuestos, básicamente, por un cilindro donde hay pistón con aceite. Sobre este pistón se encuentra una serie de válvulas y orificios que permiten el paso del aceite de un lado a otro.

Cuando la presión entre ambos extremos del amortiguador es baja, el aceite pasa por los orificios de paso permanente mientras que cuando las exigencias son mayores, les toca el turno a los válvulas.

Dentro de los amortiguadores hidráulicos, se pueden distinguir dos tipos:

  • Hidráulicos de doble tubo. Son los más utilizados por los fabricantes de coches, y dentro de este grupo podemos distinguir entre otros dos tipos: los no presurizados y los presurizados.
  • Hidráulicos monotubo. Es el tipo al que suelen recurrir los modelos más deportivos y marcas especialistas como Bisltein. Están formados por dos cámaras principales: una contiene el aceite y la otra el gas (nitrógeno). Estas cámaras están separadas por un pistón que flota entre ellas.

Si quiere alquilar una furgoneta, puede ponerse en contacto con nosotros a través de este formulario o enviando un e-mail a info@furgonetasdemetrio.com.

Fuente: autobild.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website

*