Prepara tu furgoneta ante el frío y la nieve

Todavía no ha llegado el frío, comenzarán llegando las primeras heladas y quien sabe si las nevadas. Lo que está claro es que el invierno es sinónimo de nieve, hielo o calzada deslizante por la llovizna, y esto es un factor de riesgo para la conducción. Es habitual y peligroso cuando el conductor pierde el control del vehículo, patina en alguna frenada o pierde adherencia. Por esto, aquí os dejamos algunos consejos preventivos .

Es momento de prevenir el riesgo de accidentalidad por climatología adversa en carretera, como la posible aparición de placas de hielo o incluso nieve. Como reglas generales, siempre hay que respetar los avisos y señales, circular con precaución, y adaptar la conducción a las circunstancias de la vía. Si tienes previsto salir, estudia el recorrido previamente, consulta el estado del tráfico, de las carreteras y la previsión del tiempo durante el periodo vacacional.

En este sentido, un correcto mantenimiento mejora la seguridad y alarga la vida del vehículo. Para soportar el frío existen una serie de reglas básicas. Por un lado, comprobar los niveles de líquidos, con especial atención al anticongelante. Es importante un perfecto estado de los frenos y dirección, batería, y el dibujo de los neumáticos.

En segundo lugar, es acertado revisar el estado y barrido de las escobillas, ya que en caso de nieve, hielo o lluvia se puede sufrir el efecto spray de los vehículos que circulan delante nuestra.

Las cadenas, por su parte, siempre deben estar en el maletero, pues es muy posible que tengas que circular por zonas montañosas o con riesgo de nieve. No obstante, todo es importante, por lo que es necesario no olvidar lo que siempre nos recomiendan llevar como el triángulo de emergencia, el chaleco reflectante, gato, correas, herramientas y juegos de luces, así como fusibles de repuesto.

Si vas a viajar, antes de emprender el viaje debes programar el mismo, con la previsión del estado del tráfico y la meteorología en el trayecto y en la zona de destino durante el tiempo que estés.

Lleva siempre los números de asistencia y emergencia, o aplicaciones de geolocalización. Estudia el trayecto en busca de rutas alternativas o zonas de descanso, sobre todo si viaja con niños.

No pongas hora de llegada, ni intentes recuperar el tiempo tras una retención, pues cuando pensamos que el tráfico se restablece, puede aparecer un nuevo atasco, y una distracción puede provocar colisiones por alcance, sobre todo si la vía está helada.

Por último, coloca la carga de forma correcta en tu furgoneta, para evitar así que salga despedida en caso de frenazo o impacto, poniendo especial atención a los esquíes.

Fuente: Race

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website

*